¿Cómo reducir nuestra huella de carbono?

La consecuencia que la industria produce en el cambio climático debe ser comprendida y resuelta. En los últimos años la medición de la huella de carbono es cada vez más relevante y son más las empresas que empiezan a calcular su impacto.

En Cinergia, te vamos a explicar el ABC de este indicador, llamado huella.

¿Qué es la huella de carbono?
Se entiende como huella de carbono a la cantidad de emisiones de GEI que son liberadas a la atmósfera como consecuencia del desarrollo de cualquier actividad; nos permite identificar todas las fuentes de emisiones de GEI y establecer, fundado en este conocimiento, medidas de reducción efectivas.

  • Gases de efecto invernadero – GEI
    CO2 (Dióxido de carbono)
    CH4 (Metano)
    N2O (Óxido Nitroso)
    Hidrofluorocarbonos (HFC)
    Perfluorocarbonos (PFC)
    SF6 (Hexafluoruro de Azufre)

Huella de carbono de una organización: Mide la totalidad de GEI emitidos por efecto directo o indirecto provenientes del desarrollo de la actividad de dicha organización.

Huella de carbono de producto: Mide los GEI emitidos durante todo el ciclo de vida de un producto: desde la extracción de las materias primas, pasando por el procesado y fabricación y distribución, hasta la etapa de uso y final de la vida útil.

  • Alcance 1: Consumo de combustible en sus fuentes móviles y fijos (propios de la empresa).
  • Alcance 2: Consumo de la energía eléctrica del sistema eléctrico nacional.
  • Alcance 3: Emisiones de GEI indirectas de la empresa distintas al consumo de energía eléctrica.

<< Descargue la Guía de Cinergia para el ahorro energético en la Industria >>

Conocer la huella de carbono generada a lo largo de una cadena productiva, permite identificar las posibilidades de reducción de emisiones, y al mismo tiempo disminuir el gasto energético.

También es una ayuda para evaluar la evolución de la organización, y así distinguirse de la competencia con estrategias comerciales, basadas en una conducta ambiental sólida y transparente. Esto, que es conocido como “ecoeficiencia”, es útil para enfrentar los desafíos del comercio exterior desde una posición más ventajosa.

Argentina emite el 0,9% de las emisiones a escala mundial de GEI, y se ubica en el ranking mundial en la posición 22 de las 192 naciones que son parte de la CMNUCC (PNUD, 2016).

Según el Inventario Nacional de GEI del año 2015, las emisiones provienen principalmente de:

    • 51% del sector agropecuario y como consecuencia de la deforestación;
    • 23% por la producción energética;
    • 12% derivan del transporte;
    • 9% del sector industrial;
    • 5% por la generación de residuos.

En la COP 21, Conferencia de las Partes del Protocolo, realizada en París en Diciembre de 2015, Argentina se comprometió a reducir sus emisiones un 15% al año 2030, con el potencial de alcanzar un 30% mediante financiamiento internacional.

Existen dos medidas sencillas que puede aplicar en su actividad para reducir su huella: el ahorro de energía y la eficiencia energética. Es decir: consumir menos y consumir mejor.

Con el ahorro de energía consumirá únicamente la energía necesaria en cada momento, sin consumos exagerador. Y un mejor consumo le va a permitir consumir menos energía con las mismas prestaciones.

El ahorro energético va a representarle un ahorro económico sin coste alguno. El gasto de reemplazar las lámparas y aparatos no eficientes por otros con eficiencia energética quedará amortizado a corto o medio plazo. Su cuenta de resultados se verá beneficiada y el medio ambiente se lo agradecerá.

¿Necesitás asesoría energética para su Empresa? Clic aquí -> Contacto

Algunas de las estrategias implementadas con mayor frecuencia a nivel organizacional, y que se recomiendan para este efecto, son las siguientes:

  • Mitigación
  • Cambiar tipo de combustibles de vehículos y equipos en general
  • Mejorar tecnologías de maquinarias y equipos
  • Adquirir equipamientos más eficientes
  • Cambiar luminarias convencionales por las mas eficientes
  • Hacer uso eficiente de la energía eléctrica y los combustibles
  • Adquirir bienes y servicios ambientalmente sostenibles
  • Promover comportamientos ambientalmente responsables
  • Incentivar el uso de la bicicleta y otros mecanismos de transporte limpios
  • Realizar mantenimiento periódico de los vehículos
  • Reducir la generación de residuos sólidos

Start typing and press Enter to search